Seguir por Email

lunes, 9 de diciembre de 2013

Origenes estelares

Hay mucha gente que se dedica a estos temas tan profundos, yo no soy ni muchísimo menos el primero, ni el único, faltaría más.

El otro día (hace ya tiempo), leyendo un texto en internet, no pude evitar que se me hiciera un nudo en la garganta y me puse a llorar, porque me sentí realmente identificado y por unos segundos tuve un flash muy profundo, que fue una eternidad condensada en un instante, y me transportó a una vida pasada pero no humana, si no de origen estelar, de otra galaxia, y de repente entendí muchas cosas, y me sentí lleno de paz y alegría.

Súbitamente, tuve claro qué es lo que tengo que hacer en ésta vida. Y es inspirar a toda la gente que tengo a mi alrededor, difundir con amor mis sentimientos (no tengo miedo al ridículo, ni al qué dirán), mis experiencias, y de esta manera que puedan despertar más personas, y que poco a poco, este mundo, nuestro amado planeta tierra, vaya adquiriendo mayor frecuencia vibratoria, que todo se vuelva mejor, que entre todos logremos alcanzar la iluminación, y que podamos evolucionar a los seres de luz que realmente somos, que alcancemos nuestro destino de reunirnos con la consciencia creadora, al final de un viaje tan largo y tan lleno de experiencias, tanto malas como buenas, todas cuentan por igual. El amor que estoy sintiendo ahora mismo, mientras escribo éstas sencillas palabras, me llena de emoción, de calor, aun siendo invierno. Me proporciona ánimos para seguir adelante, porque todos, sin excepción, somos hermanos de luz.

Hemos de dejar a un lado nuestras diferencias, las cuales en realidad solo existen en nuestra confundida mente, porque la luz, toda la luz, todos nosotros, tenemos el mismo origen: la fuente primaria creadora, se llame como se quiera.